viernes, 18 de septiembre de 2009

La comunicación en el gato

Aquellos que mantienen que el gato es un animal asocial, sostienen también que la presencia de señales de comunicación hacía otros individuos de la especie es muy escasa, ya que no existiría ninguna necesidad de manifestarlas. Sin embargo, ya Lorenz decía que “hay pocos animales que manifiesten su humor de manera tan clara como los felinos”
Los gatos se comunican con otros gatos o con las personas por medio de diferentes señales, tanto visuales, auditivas u olorosas.

Señales visuales
Incluyen fundamentalmente las posturas corporales, así como la conducta de rascado (esta la veremos en el apartado referente a las señales olorosas). Si observamos detenidamente las distintas partes del cuerpo de un gato, podemos interpretar mucho de su estado de ánimo. De forma abreviada, debemos fijarnos en:

- orejas: el grado de disposición al ataque viene dado por la proporción del dorso de la oreja visible desde delante.
- vibrisas: hacia delante, ofensividad. Hacia atrás, actitud defensiva.
- ojos: el tamaño de las pupilas aumenta proporcionalmente a la intensidad de la postura defensiva.
- pelo: si está erizado o no. En las actitudes ofensivas el erizamiento es mayor cuanto más caudalmente.
- cola: en general, posturas de la cola sin piloerección significan acercamiento y con piloerección, actitud defensiva. Si el gato mueve sutil pero deliberadamente la punta de la cola, debemos interpretarlo como agitación e incomodidad.
- cuerpo: cuanto más lateral, más defensa. La postura defensiva extrema se conoce como “gato de Halloween” y puede llegar al decúbito supino pero sin que esto indique sumisión (como ocurriría en el caso de un perro), sino defensa extrema.


Un gato feliz (1) tiene las orejas en una postura relajada, las pupilas ajustadas al nivel de luz existente y bigotes relajados.
Un gato enojado (2) mantiene sus orejas tiesas, sus pupilas se contraen y los bigotes se marcan a modo de "cepillo" hacia adelante.
Un gato asustado (3) con las pupilas dilatadas y sus orejas en posición horizontal.
Un gato que caza (4) entre los de la ira y el miedo, las pupilas están dilatadas, pero las orejas erguidas, al igual que los bigotes.
El placer de ser mimado (5) se demuestra mediante ojos cerrados.

Señales auditivas
El gato es una de las especies de carnívoros más vocalizadoras. Es capaz de producir un número muy elevado de sonidos. Se distinguen tres tipos distintos de vocalizaciones:

1. realizadas con la boca cerrada: el más conocido es el ronroneo, considerado como una señal amistosa de bienvenida y una llamada de solicitud de cuidados.
2. realizadas con la boca abierta y cerrada después gradualmente: incluyen una gran variedad de maullidos, que son también llamadas amistosas de bienvenida.
3. realizadas con la boca abierta: entre ellas tenemos los gruñidos, bufidos y gritos. Normalmente relacionadas con agresividad. Estas vocalizaciones asociadas a las señales posturales nos pueden indicar mucho de la situación o disposición en la que se encuentra el gato en un determinado momento.

Señales olfativas
Realizadas a través de las secreciones de las glándulas sebáceas interdigitales, de la cabeza y de la zona perianal, así como por la deposición de heces y orina. La conducta de rascado de objetos, aparte de servir a otras funciones como el acondicionamiento de las uñas, el marcaje territorial visual y estiramiento de los miembros anteriores (al despertar de una siesta), puede realizarse como marcaje olfativo territorial.
Sin embargo, la conducta más estudiada, y sin embargo todavía muy desconocida en cuanto a su función, es el marcaje y especialmente el realizado con orina. Según algunos autores el marcaje en los gatos se realiza sólo mediante la deposición de orina. Sin embargo, otros afirman que también pueden hacerlo usando las heces (middening). En cualquier caso, es mucho más frecuente el primero. El marcaje con orina es una conducta normal del gato que tiene una función de comunicación (sexo, momento en que se ha dejado, estado emocional, etc.), aunque su finalidad exacta no se conoce. La realizan tanto machos como hembras y la castración reduce drásticamente su incidencia. Está determinada por tres factores principales:

· dos sistemas endógenos de control relativamente independientes entre sí
- la concentración plasmática de hormonas sexuales
- el grado de estrés o ansiedad del animal

· factores externos: estímulos olfativos y visuales procedentes de otros gatos Normalmente, el gato adopta una postura característica cuando orina con finalidad de marcaje: se mantiene erguido, con la cola levantada, y proyecta la orina hacia atrás, depositando la misma en superficies verticales. Esta conducta supone el diagnóstico directo de un problema de marcaje (signo patognomónico).

Pablo Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada